Alaska maravillosa: historia (Anchorage, Denali, 2016)

 

Luego de disfrutar unos días con la familia, el sábado dieciocho de junio salimos a cenar para festejar el Día del Padre. Yo partiría el domingo.

Ese día fuimos al aeropuerto de Fort Lauderlade donde me dirigí al mostrador de Alaska Airlines.
A la hora fijada partimos y luego de 7 horas de vuelo llegamos a Seattle.

El aeropuerto es enorme y mi Gate quedaba del otro lado del mundo. Pregunté a una persona de vigilancia dónde quedaba la Gate N y con sus indicaciones la pude encontrar sin inconvenientes.

Caminé unos trescientos metros, bajé por una escalera mecánica, crucé un gran hall, tomé un tren, bajé en la primera estación y ¡llegué!
Tenía dos horas por delante, de modo que compré un rico café y un pote de frutas secas: almendras, nueces, etc.
Llegó el momento de embarcar y vi a un muchachito que con dificultad preguntaba cómo abordar el mismo avión que yo. Era un trabajador latino junto al que me senté. Grande fue su alegría cuando le hablé en castellano pues no conocía ni una palabra en inglés.

Viajaba desde Puerto Rico hasta King Salmon para trabajar en un buque factoría. Por una tormenta en Miami había perdido todas las conexiones y se las reprogramaron. Su valija ya estaba en el destino y él todavía debía tomar tres aviones más y luego ver la manera de llegar al barco que ya había zarpado.

Hablamos de su país, que visité hace años. Era tan joven que me enterneció, y entonces me surgió la madre, o la abuela. Le dije que le esperaba una tarea muy dura. Abandonar el sol de su tierra para hundirse en una larga noche, dejar su hija, su país.

Le aconsejé que el sacrificio lo hiciera durante tres años, para luego regresar a su casa. Que no gastara en alcohol, tampoco en juego ni en mujeres. Que podía beber, incluso jugar y tener alguna mujer, pero que no perdiera la meta: ganar lo suficiente para regresar y poner un negocio y vivir bien. Pobre chico, me escuchó, me agradeció y me dio su dirección para que le escribiera.
Pero volviendo al vuelo, el avión era muy pequeño y mi asiento estaba adelante, no veía enteramente la cabina de pasajeros. Frente a mí había una mampara negra con una mirilla. Eso era todo. Parecía una escenografía, no un avión.
Comenzó a carretear y levantó vuelo.
Luego de casi tres horas llegamos. Y pasó algo gracioso. La azafata pidió que no nos levantáramos. El avión se detuvo por completo y esperamos; nadie se movía. Finalmente la azafata, casi riendo, dijo que nos levantáramos y abandonáramos el avión. Todos habíamos sido tan obedientes que no nos movimos hasta que nos dieron permiso.

En el aeropuerto de Anchorage llamé por teléfono al Comfort inn. Ya me habían avisado cómo hacerlo: sobre un sector del aeropuerto hay una pared, en realidad una gran pantalla, donde se encuentran los teléfonos de todos los hoteles de la ciudad. Solamente debí clickear el nombre del hotel en esa pantalla-pared y apareció el número. Desde un teléfono al que no hay que poner moneda alguna, lo marqué. Desde el hotel me fueron a buscar.

En Anchorage eran casi las cuatro de la mañana, hacía veinticinco horas que no dormía. El vuelo fue de nueve horas, pero entre cambio de horario y esperas se había alargado.
Apenas me dieron la habitación, bella, cómoda, espaciosa y con un jacuzzi en el dormitorio, me dispuse a descansar.

Dormí unas horas y luego salí a recorrer la ciudad. A pocos metros había un tranvía sin conexión eléctrica que hacía el recorrido hasta el centro de la ciudad. Con un mapa recogido en el hotel me ubiqué sin dificultad. Anchorage es una ciudad no muy grande, extendida, con edificios de poca altura, varios museos importantes, universidad, y la maravillosa posibilidad de ver auroras boreales durante el invierno.

El tranvía era gratuito. Había un recipiente en el que se solicitaba una propina para el chofer con varios billetes de un dólar. Muchas veces son mujeres las que conducen autobuses o tranvías.

Las calles que corren en un sentido se identifican con letras y las otras, más importantes, son avenidas identificadas con números. Muchas de ellas están cruzadas por puentes que unen edificios enfrentados. Una de las avenidas perimetrales lleva el nombre Córdova, en recuerdo de Luis de Córdova y Córdova, almirante español que anduvo por esas tierras cuando California pertenecía a España. Ese el apellido de mis hijos.

Como estaba muy cansada y hambrienta, me dirigí al mejor restaurant de la ciudad: Simon & Seafort. Eran las cinco de la tarde. Comí muy bien, sentada a la barra pues la consumición es menos costosa que en una mesa, y además uno se siente más acompañado. Me puse a conversar largo rato con mi vecino de barra, un chico joven que estaba en la ciudad por su trabajo, algo que tenía que ver con software. Cuando le dije que era argentina se echó a reír y me dijo que en ese país se tiraban bolsos con millones de dólares por encima de las paredes de los conventos. No le faltaba información.

Al día siguiente visité uno de los museos de la ciudad. Grande y moderno, con un interesante recorrido y enormes espacios construidos con vidrio dentro de los cuales se exhiben ropas de los primitivos habitantes, viviendas etc. Entre estos están ubicados inmensos plasmas donde se exponen películas de la vida primitiva de Alaska y de la vida actual, que se desarrolla en las largas noches invernales. Aprendí muchas cosas. Mujeres y hombres trabajan codo a codo en la caza y la pesca, la educación de los hijos y el arte. Los testimonios que uno podía ver siempre mencionaban a las abuelas y todo lo que habían aprendido de ellas. Tienen muchos meses de oscuridad como para no desarrollar la amistad y las artes. Alaska es un ejemplo de supervivencia.

 

 

HISTORIA

Su historia es apasionante. El primer explorador, Vitus Bering, de origen danés, se embarcó por orden de Pedro el Grande de Rusia, para viajar hacia el Este y descubrir tierras desconocidas. Previamente debió atravesar Siberia. En 1741 partió a bordo del San Pedro. El buque San Pablo los acompañaba.

Durante una tormenta ambos barcos se separaron y Bering no supo más del San Pablo. Finalmente tocaron tierra, habían llegado al golfo de Alaska. En ese lugar cargaron agua y levantaron algunas piedras y ramas. Por temor a habitantes posiblemente belicosos, Bering estuvo tan sólo tres horas en tierra. Tantos años para llevar a cabo una costosa expedición y estar tan poco tiempo en tierra.

Emprendieron el regreso. El San Pedro naufragó frente a una isla donde Bering falleció y fue enterrado. Desde entonces se la conoce con su nombre. Los pocos sobrevivientes permanecieron durante todo el invierno alimentándose con nutrias del Ártico. En la primavera de 1742 regresaron a Siberia en un barco construido con los restos del San Pedro. Las pieles de nutria que llevaban despertaron la codicia de los hombres y determinaron que el Zar quisiera colonizar la tierra descubierta. Solamente se acercaban a las costas. El interior seguía inexplorado.

Hoy se afirma que los primitivos habitantes llegaron a través del actual estrecho de Bering provenientes de Siberia. Se supone que la región del estrecho estaba unida y que a través de ella se produjo esa migración. Luego de la última glaciación se separó al elevarse el nivel del mar. A la vista estaban el archipiélago y las islas Aleutianas.

En 1542 los rusos habían conquistado la Siberia occidental, en 1620 la central, y en 1650 la oriental. En 1671 llegaron al océano Pacífico y en 1742 cruzaron el estrecho de Bering, dando inicio así a la exploración de Alaska.

El 24 de septiembre de 1794 llegaron a la Isla Kodiak ocho monjes ortodoxos. La misión creció hasta convertirse en la diócesis de Alaska y las islas Aleutianas que luego, debido a su crecimiento, pasó a ser la diócesis de las Aleutianas y América del Norte en febrero de 1900. Alaska recibe el nombre del vocablo aleutiano alyeska o alaxsxaq, que significa “tierra grande”.

La Iglesia Ortodoxa Rusa desarrolló una labor no solamente evangelizadora, sino también humana.

En 1867, a instancias del Secretario de Estado estadounidense William H. Seward, Estados Unidos compró al imperio Ruso, por un valor de 7,2 millones de dólares los 1.518.800 kilómetros cuadrados del actual estado de Alaska, que superó en tamaño al estado de Texas. La negociación en el Congreso fue muy dura, y se aprobó por un solo voto a favor, pero recibió múltiples críticas de la prensa. La operación se hizo efectiva el 18 de octubre de 1867. Sin embargo, el descubrimiento de oro a partir de la década de 1890 cambió por completo la idea sobre esta inversión. Alaska se ha convertido en la actualidad en uno de los principales yacimientos de materias primas para Estado Unidos, por lo que se demostró haber sido un negocio inmejorable.

Luego de la compra de Alaska por los Estados Unidos, se definieron los límites entre Siberia y Alaska, entre el océano Glaciar Ártico y el Pacífico y entre las islas Diómedes, dos islotes de piedra separados por unos pocos kilómetros. La isla Diómede mayor pertenece a Rusia, y la Diómede menor a los Estados Unidos de América. Las separan 3.7 kilómetros de distancia.

Luego de la compra del territorio, muchos intentaron explorar ‘la nevera de Seward’. Llegaron al río Copper, que prometía pieles y minerales de cobre. Se organizaron expediciones con gran cantidad de hombres y víveres. Todas fracasaron. Finalmente Henry Allen, un teniente de veinticinco años, decidió internarse en forma muy poco tradicional, y partió con tan sólo dos hombres. Comenzaron a internarse por la desembocadura del río Copper. Astuto y carismático, se hizo ayudar por los nativos de la zona, así se aseguraba un amistoso acercamiento con los demás. Estos nativos conocían las rutas. Llegaron hasta el río Yukon y el Koyukuk. Henry Allen fue, en esos años, quien más se internó en el territorio. Más adelante, a finales del siglo XIX al descubrirse oro en el río Yukón y en uno de sus afluentes, el río Klondike, se desató la fiebre del oro y la colonización masiva. Muchos hombres fallecieron en la tentativa de hacerse ricos rápidamente.

 

EL AISLAMIENTO DE LA ZONA- NOME. Se lo denominó así por error, estaba escrito: C.Name? (Cabo Nombre?), fue traducido por cabo Nome, y figuró en los mapas para siempre.

 

Durante el invierno el mar de Bering se transforma en una llanura de hielo y tormentas de nieve la azotan. En un extremo de Alaska, un pueblo llamado Nome, se aferra al borde del continente americano. Está situado a 160 kilómetros al sur del círculo polar ártico y a 240 kilómetros, a través del mar de Bering, de Siberia. Es un pueblo aislado del mundo. En 1925 había tan sólo mil quinientos habitantes descendientes de aquellos que llegaron durante la fiebre del oro. La vida en esa ciudad es durísima, solo hay cuatro horas de luz y está rodeada por un mar helado.

En 1925 se desencadenó una epidemia de difteria y no había suero para atender a toda la población, los niños eran los más afectados. Se podía encontrar en Anchorage, a 1600 kilómetros de distancia, pero no había forma de llevarlo por aire porque el motor caliente de los aviones no resistía al frío, tan sólo se podía trasladar por tierra y en trineo en una Alaska aún sin caminos. El telégrafo era la forma de comunicación.

Desde Anchorage partieron los trineos con perros atados por parejas. Una vara los unía a todo lo largo. Normalmente sólo se pueden hacer 40 kilómetros por día, pero debían recorrerse 1600 kilómetros en el menor tiempo posible pues el suero era la única salvación. El camino se realizó en cinco días y medio. Varios fueron los conductores y los perros que lo hicieron posible. Cada tantos kilómetros estaban apostados los relevos, con perros y conductores frescos. Cuando llegaron frente al mar de Bering el conductor del trineo, Leonard Seppala, tuvo que tomar la decisión de atravesarlo o bordearlo. Y decidió atravesar la masa helada. En medio de la ruta se levantó una fuerte tormenta que destruyó la capa de hielo, pero Seppala había terminado de cruzarla ahorrando así un día entero. Su perro, Togo, es considerado como el héroe del recorrido a Nome. Otro de sus perros, Fritz, es preservado en exhibición en el Museo Memorial Carrie M. McLain en Nome.

El conductor del último relevo fue Gunnar Kaasen, cuya hija estaba enferma. El perro capitán del trineo fue Balto. Este perro guía nunca había estado en esa ubicación. Apenas partieron se desató una fuerte tormenta, la nevisca impedía la visión, pero Balto, guiado por su olfato, encontró la ruta y llegó a tiempo con el suero para salvar las vidas y terminar con la epidemia. Una estatua de Balto se encuentra cerca del zoológico en Central Park, en la ciudad de Nueva York. Hoy este trayecto se realiza en avión con motor frío y toma tan sólo siete horas.

 

ADELANTOS DURANTE LA GUERRA

En 1942, durante la Segunda Guerra Mundial, se hizo la autopista de 2400 kilómetros que conecta Alaska con Canadá y los cuarenta y ocho estados de Estados Unidos de América. La construyeron diez mil hombres, tropas del ejército. Partieron sin saber por dónde pasaría esta autopista, solamente que deberían travesar bosques, lagos y la tundra helada. El plan fue hacer una carretera desde la Columbia Británica, en Canadá, hasta Fairbanks, en Alaska. El kilómetro 0 se ubicó en Dawson Creek (Arroyo).

El gran detonante para su construcción fue la imposibilidad de atravesar los estados para abastecer a la tropa que debía defender al país de la invasión japonesa Los ingenieros comenzaron a trabajar sin planos ni proyectos; todo se iba resolviendo a medida que aparecían las dificultades. Ignoraban con qué se iban a encontrar. Para los soldados de color el clima fue un shock. Para colmo, los blancos, sin confiar en ellos, los dejaban a un lado. Unos se quedaban con picos y palas mientras los otros con la maquinaria pesada, a tal punto que el grupo de ingenieros negros terminó levantando los escombros que se producían. Finalmente llegaron ante un paso sobre el que había que construir un puente de muy difícil ejecución. El jefe de los ingenieros de color, el blanco Heath Twichell, solicitó que fueran sus hombres quienes lo hicieran. Se les autorizó a hacerlo, pero en cinco días. Comenzaron la obra y con herramientas de mano se las ingeniaron para construirlo en tres días. A partir de ese momento, a este grupo se le encargó la realización de todos los puentes.

Para construir esta larga ruta se volaron montañas, se derribaron bosques, se rellenaron terrenos. Fue una dura lucha entre la Naturaleza y el hombre.

Se habían construido en cinco meses los primeros 1200 kilómetros cuando se encontraron con aguas subterráneas. Para poder cruzar la ruta se rellenaron con gravilla los terrenos, se alisaron luego y, sorteando el barro y otras dificultades lograron completar los 2400 kilómetros. La carretera se terminó en octubre de 1942. Por ella se enviaron suministros a los soldados apostados para luchar contra los japoneses que habían invadido las islas Aleutianas Attu y Kiska, para comenzar desde allí la invasión de Norteamérica. Fue cruenta la lucha para recuperar la isla de Attu, la isla Kiska fue abandonada la noche anterior al ataque, las tropas americanas invadieron una isla deshabitada.

 

La historia de estas islas comenzó con la obra misionera de la Iglesia Ortodoxa Rusa. El 24 de septiembre de 1794 llegaron a la isla de Kodiak ocho monjes. La misión se convirtió en la diócesis de Alaska y las islas Aleutianas, que luego, debido a su crecimiento, pasó a ser la diócesis de las Aleutianas y América del Norte en febrero de 1900.

La Iglesia Ortodoxa Rusa desarrolló una labor no solamente evangelizadora, sino también humana. Más tarde, cuando California aún era española, los sacerdotes católicos continuaron su obra. Entre estos, uno de los más destacados fue el leonés Segundo Llorente Villa, que desde España se dirigió al lugar más recóndito del mundo para llevar la palabra de Dios. Es en Anchorage donde se encuentra la Catedral de la Sagrada Familia, madre de la Arquidiócesis y sede del Arzobispado. En la Iglesia de Guadalupe de Anchorage se celebra misa en español para la gran comunidad de hispanos que viven ahí. Peruanos que llevaron sus costumbres y su gastronomía, argentinos que enseñan, entre otras cosas, a bailar tango, portorriqueños, etcetera.

 

Pero dejemos a un lado la historia de Alaska y sigamos con mi paseo.

Luego de visitar el museo asistí a la proyección de un documental sobre las auroras boreales. Dicen que ver una es la más maravillosa experiencia. Además no se pueden prever, suceden. Uno puede estar meses esperando, y nada. O pueden visualizarse varias en noches sucesivas. Las partículas metálicas suspendidas en la atmósfera les dan un color que nunca es el mismo, y el viento la forma, que siempre es diferente.

La película había sido rodada durante un largo invierno. Un trípode, una cámara y mucha paciencia. Hermoso verlo y sentirlo. Nadie puede quedar indiferente ante tanta belleza.

Compré algunas fotos para mis hijos y para mí, de modo de no olvidar nunca lo visto y sentido durante la exhibición de la película, ya que jamás podré ver personalmente ninguna aurora. Me espanta el frío.

Pregunté a la joven que me vendió las fotos cuál era el mejor lugar para comer en Anchorage. Su respuesta: Simon & Seafort. Hacia allá me dirigí y la comida fue exquisita.

En Anchorage, y posteriormente en todo mi viaje por Alaska, me llamó la atención encontrar hombres tan buenos mozos. En la foto de Simon & Seafort hay uno de muestra.

 

Foto tomada en Simon & Seafort

 

Varias veces recorrí la ciudad en mi corta estancia.

¡Pensar que las avenidas que yo recorría tan tranquila habían sido destruidas por un terremoto en 1964! También lo fue casi toda la ciudad, y hasta la catedral.
Al día siguiente debía dejar Anchorage con destino a Denali para recorrer el Parque Nacional, ver los osos polares y demás fauna.

Tomé el tren con cúpula de vidrio y partí hacia mi destino. Un viaje estupendo, no sólo por el lujoso tren sino también por el paisaje. El coche en el que viajaba permitía, a través de su cúpula transparente, unificar campos, lagos y cielos. En el comedor, al que me dirigí a mediodía, había manteles y servilletas de tela, cubiertos de acero, flores en la mesa.

Un tren lujoso y una comida exquisita. Todo incluido en mi pasaje. Y valió la pena disfrutarlo.

 

 

DENALI (El más grande)
Llegamos a Denali. Junto a la estación estaban estacionados varios autobuses con el nombre de los diferentes hoteles: el mío era el Hotel Grande Denali. Hacia él me dirigí. Con mi apellido y mostrando el voucher me entregaron un cartón plegado dónde se veía escrito el nombre del huésped y, en el pliegue del cartón, el número de habitación y la llave.

Al llegar al hotel, en medio de la montaña, me dirigí por largos corredores y ascensores hasta mi espaciosa y luminosa habitación. Al poco rato golpearon la puerta y me dieron las valijas, las había entregado en Anchorage.
No pude dejar de sorprenderme por perfecta organización. Desde Anchorage a Denali sin problemas.
Ya era el atardecer, el viaje había durado siete horas. Me dirigí a la casa principal donde se encontraban el lobby, los salones para conferencias, algunos negocios de recuerdos, lugares para comprar golosinas y un snack. También estaban el bar y el restaurante rodeados por balcones y terrazas donde se podía comer o beber algo.

Comí algo en la barra y luego fui a descansar pues al día siguiente recorrería el Parque Nacional Denali.

 

Hotel Grande Denali

 

Vista desde el hotel Grande Denali

 

PARQUE NACIONAL DENALI

Partimos temprano en la mañana en un autobus de media distancia. Recorrimos lugares que en invierno son un manto de hielo y nieve. A lo lejos pudimos observar algún oso blanco, algún reno, incluso algunos alces con sus grandes astas que solamente ostentan los machos, además de un colgajo en la papada; y también algunos animalitos pequeños. En un momento el cansancio me venció. Luego, cuando nos detuvimos a almorzar, un señor de Texas me dijo que era imperdonable que me hubiera quedado dormida. Le dije que su voz era maravillosa, que me encantaba. Y no molestó más.

 

Paisaje de Denali

 

Monte Denali

 

El chofer del autobus nos propuso sobrevolar el macizo del Denali. Luego de meditarlo un rato me dije que, pese al costo, no podía desaprovechar la oportunidad, ya que no creo que pueda volver a ese lugar tan lejano. Y me decidí. Lo sobrevolé en un Cessna de seis plazas.

Nos repartieron por peso. El piloto era rubio, alto y delgado, a su lado sentó al más grandote y gordo. Luego dos personas de contextura normal, y los de talla más pequeña fuimos detrás.

 

 

La sensación fue la de estar en una película. Nos pusieron auriculares con micrófono incorporado. Todos podíamos hablar y escucharnos. El piloto hablaba explicando qué se veía por las ventanillas, y su ‘copiloto’ le respondía. A veces intervenía en la conversación la pareja que estaba sentada en la mitad del avión. De pronto preguntó qué pasaba atrás, y por qué ambos pasajeros estábamos tan callados. El sonido sobre todo, y el ámbito me transportaban, y me sumergí en la emoción que me embargaba atisbando por entre las alas que se recortaban sobre la montaña, en el cielo que la ventanilla dejaba ver, en la sombra de nuestro avión sobre el campo verde, y en el sonido de la voz del piloto. Cuando bajé no faltó la foto en el Parque Nacional Denali, rodeado de montañas y glaciares que recién había visto desde lo alto. La película había terminado. Y por supuesto quedó la foto del Cessna y su piloto.

 

Al regresar al hotel me dirigí a la barra, donde ya el mozo me conocía. Comí muy bien, como todas las noches. Antes de retirarme a dormir reservé un lugar para ver el Teatro-Cena en Denali.

 

CANILES

Al día siguiente visitamos los caniles, tan importantes para el pueblo de Alaska, ya que dependen de los perros durante el invierno. Fue muy interesante la larga charla explicativa sobre cómo se crían, entrenan y alimentan a los animales. Además de las travesías que realizan en trineo y cómo se hace para soportar las bajas temperaturas que congelan cualquier parte del cuerpo que no se cubra.

 

Trineo y usuario

 

Un futuro perro de trineo

 

Rueda de entrenamiento

 

 

UNA CENA DE OTRA ÉPOCA

A la hora convenida nos encontramos aguardando un omnibus. Para mayor comodidad nos indicaban el color, nombre, logo, o cualquier otra cosa que sirviera para su identificación. Nos llevaron a un grupo del hotel, y de otros hoteles. Cuando partimos pasamos por la ruta al pie de Grande Denali. Me fijé bien y no encontré más que comercios y restaurantes. No se veían casas. Como íbamos para Denali, pensé que sería el pueblo y finalmente vería cómo eran las viviendas. Al llegar encontramos el Teatro – Cena en medio de una plaza, escenario típico del Far West que recordaba de las películas de mi infancia. Junto al teatro hay un molino con recipientes para batear oro.

 

Molino para batear oro

 

 

Denali

 

Ese era, en teoría, el pueblo de Denali. Viviendas no se veían, pero era el pueblo donde los habitantes hacen diariamente sus compras. La gente vive en los alrededores. Son todas ciudades o pueblos que no llegan a los mil habitantes.
El Teatro estaba cerrado, según un cartel sobre la puerta, hasta las 7.30, por lo que caminé un poco y saqué fotos.
Puntual, a la hora indicada, un joven vestido de campesino se paró frente a la puerta se puso a hablar, todos nos acercamos. Estaba recitando “Sueño de una noche de verano”. Casi muero de placer, jamás la escuché en inglés, recodé la primera vez que oí La Divina Comedia en italiano. ¡Qué maravilla!
Ingresamos al local y nos sentaron sobre largos bancos blancos a largas mesas, sobre ellas pusieron ollas con comida, y para beber, té frío y agua fría. Todo delicioso.

 

 

Un sector del escenario

 

La compañía en pleno

 

 

DE DENALI A ANCHORAGE

Al día siguiente regresé por omnibus a Anchorage. El viaje distinto y maravilloso.

 

Nos detuvimos en un lugar que me recordó el Llao Llao donde pudimos beber algo e ir al baño.

 

 

 

Llegamos a Anchorage luego de seis horas de viaje, justo a tiempo para comer en Simon & Seafort, al que me trasladé en el tranvía sin conexión eléctrica que utilizaba siempre.

 

 

 

HACIA WHITTIER PARA EMBARCAR

Partí al día siguiente para Whittier, base americana my importante durante la Segunda Guerra Mundial. En la estación de Anchorage me acerqué a una señora que parecía estar sola, Susan. Nos pusimos a conversar. Ambas haríamos el crucero, por lo que pensamos en encontrarnos en el barco. En el tren nuestros asientos no coincidían. Ella se dirigió a un sector y yo a otro. Susan tuvo que sentarse junto a una señora, Melinda, que también tomaría el mismo crucero. Decidimos estar las tres juntas, pero no demasiado en ese barco al que no le falta nada.

 

Paisaje de Anchorage a Whittier

 

Paisaje de Anchorage a Whittier

 

Tren de Anchorage a Whittier

 

A lo lejos se ve el barco

 

 

Me llamó la atención que mucha gente de Anchorage toma el tren hasta Whittier como un paseo para compartir en familia. Es un viaje de cuatro horas que realmente se disfruta. Pero la historia no termina acá, apenas empieza.

 

4 comentarios sobre “Alaska maravillosa: historia (Anchorage, Denali, 2016)

  • el 25 marzo, 2017 a las 10:31
    Permalink

    querida María Cristina: me dio una gran alegría tu paseo, realmente maravilloso y se te ve feliz, amiga mía, qué lindo, podrías escribir toda tu experiencia en un libro de memorias o en un artículo. Un beso, querida y buena amiga.
    Tuyo,
    Sebastián

    Respuesta
  • el 25 marzo, 2017 a las 18:53
    Permalink

    Maravilloso y ameno relato de Alaska!!!!

    Respuesta
  • el 24 abril, 2017 a las 21:11
    Permalink

    Muy interesante tu relato. Veo que no te privaste de nada; hiciste muy bien en aprovechar cada oportunidad. Como vos lo expresas quizá nunca volverás por allí. Me agradó mucho lo que cuentas de la historia del lugar.
    Considero que esto es la base de alguna novela interesante que escribirás.
    Las fotos espléndidas; se te ve muy contenta y no es para menos.
    Abrazo.

    Respuesta
  • el 23 junio, 2017 a las 22:52
    Permalink

    Una vez más tu relato de viaje, esta vez a Alaska, resulta muy ameno y me permitió rememorar hermosos momentos vividos en ese lejano lugar del mundo.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *