Nada los obliga

A veces nos sentimos angustiados y las razones tardan en presentarse, hasta que salen a la luz.
Es por eso que los otros días escribí esta poesía,

NADA LOS OBLIGA

¿Qué será de mí, de mis libros, mis cuadros y mis recuerdos
cuando yo no esté?

No lo digo porque sí, lo digo porque en ellos están mis manos, mis caricias y mis besos.

¿Los habrán de arrojar a la hoguera una vez más, como he visto que muchos hacen?

¿Alguien se ocupará de recoger mis sueños, mis anhelos, mis recuerdos?

¿Deberé quizás anticiparme a ellos, lobos destructores a los que nada importa… de mí?

Moriré dos veces, en el momento de mi último suspiro y en el instante terrible del olvido.

María Cristina Berçaitz.
Buenos Aires. 27/03/2018

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.