Distancia

 

A mis hijos

 

Llora corazón por soles dividido,
de ternura rebosante.

Tres golondrinas vuelan de ti
hacia nortes distantes
mientras dos de ellas,
intangibles,
se acurrucan en mi regazo.

Seré cadena de eslabones
encendidos de rocío,
plena de amor y esperanzas.

Alma mía,
cruza en mi anhelo la distancia.

Rueda, rueda, luna estrellada,
forma una sutil, nostálgica alianza,
vela mis cielos lejanos,
asiste a este corazón dolido.

El mar invade mi rostro
frente a vitrales de exilio.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *