Arquitecta

RESTAURACIÓN

Ver algo destruido, horrible, imaginarlo bello, es una de mis facetas imposibles de dominar.

Amo la restauración.

La obra nueva es arte, pero la restauración es descubrir la belleza oculta en las cosas, en este caso de los inmuebles. Transformar sin dolor, naturalmente, y lograr el cambio deseado, nunca imaginado.

Es como tomar arcilla entre las manos y hacer con ella impensadas maravillas.

La restauración es sanadora. Quizás por eso me guste tanto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *