Palabras de Federico Justiniani «El camino de los otros. Los abuelos que vinieron de lejos»

Estimada María Cristina:

Acabo de leer –disfrutar– su libroEl camino de los otros. Los abuelos que vinieron de lejos.

Su lectura me ha impactado en diversas formas, claro todas relacionadas con mis experiencias vitales.

La emigración de Jean y sus descripciones sobre sus sentimientos  «…partir, dejar el paisaje que siempre lo había acompañado. Estar lejos de sus montañas, de su nieve, del río…» (p 20) «Dejar la fortaleza de su regazo (la madre) y la rigidez y el orden que imponía su padre…»(p 21)

Hay una frase que expresa una vívida imagen «esta separación de mis raíces que me hacen sentir como un árbol sin tierra» (p 41). Yo tuve idéntica sensación cuando dejé mi patria a los 34 años, me sentía como un árbol que había echado hondas raíces en mi patria, y había sido arrancado de raíz, para llegar a un suelo e idioma extraños con las raíces al aire y poder sembrarlas en el fértil suelo de los EE UU donde he vivido ya muchos más años que los que viví en Cuba.

Este comentario en página 81 » Desde hace años vivimos con temor, podemos ser delatados por cualquiera que nos oiga decir algo inconveniente, perseguidos por pensar distinto…»   «hasta en los colegios se forma la opinión de los niños». Esta descripción es la de un régimen dictatorial, opresor, que describe exactamente lo que está ocurriendo en el régimen comunista de Cuba durante los ya largos 60 años de su vigencia.

Admiro la belleza de su poética prosa. Un ejemplo: «Me abismo en el fulgor de sus pupilas. Allá en el fondo está mi imagen, quemándose en el fuego de sus ojos…» (p121)

«…el tiempo es demasiado corto como para detenerse en el dolor» (p.266)…. qué admirable filosofía, que deberíamos siempre tener presente.

«Nunca morimos si alguien nos recuerda» (p 271) otra bella frase con un significado muy especial para los que hemos sufrido la pérdida de un ser querido.

He querido plasmar tan solo unos cuantos ejemplos que me han hecho pensar y me han tocado emocionalmente.

La felicito por una obra tan bella que es un merecido homenaje a sus antepasados.

 

Reciba un fuerte abrazo,

Federico Justiniani

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.